ULARE

Un ejemplo del aporte que hace la masoneria en las sociedades, institucion formadora de hombres libres, portadora y propulsora de la educacion y del progreso.
Universidad "La República", desde Chile
Fundada por la Masonería chilena el 12 de septiembre de 1988, la Universidad La República se consolida como institución académica en Chile acogiendo en su vida docente a algunos de los profesionales más prestigiosos del país.
La Universidad La República (ULARE) comenzó su actividad académica en 1989, dependiente de la Corporación de Derecho Privado del mismo nombre, fundada en 1988 y fue concebida como una obra de acción externa de la Masonería chilena, si bien es independiente, legal y administrativamente de la institución.
Los Estatutos de la Corporación recogen el espíritu masónico y apuntan entre sus finalidades las de «preservar, acrecentar y transmitir la cultura, promover y realizar la investigación científica e impartir docencia superior para la formación y perfeccionamiento profesional», además de «estimular la creación artística y difundir y extender hacia la comunidad las más nobles y elevadas manifestaciones de la filosofía, la ciencia, el arte y la técnica, teniendo como finalidad última la libertad y dignidad del hombre y el desarrollo espiritual, cultural y moral del país de acuerdo con los valores de su tradición histórica».
Este proceso se consolida en la universidad a través de la «educación permanente y la formación espiritual, moral, intelectual y física de sus educandos, facilitándoles los medios para que alcancen la plenitud de su desarrollo como seres integrales, cultos, laicos, tolerantes y solidarios».
Es precisamente esta idea la que conduce la trayectoria de la universidad, tanto en el plano académico como en las normas que la gobiernan y que organizan la actividad docente. Su rector, Jorge Carvajal Muñoz, escribió recientemente una carta al diario chileno «La segunda» en el que explicaba que «sólo la dirección superior de la universidad está reservada a la conducción masónica. En lo que respecta a cargos académicos se busca al mejor profesional que sea posible contratar, cualquiera sean sus ideas, sólo se le pide que cumpla eficientemente su rol y que respete las ideas de los demás y que no haga ningún tipo de proselitismo ideológico, partidista o sectario. Es así como colaboran docentes de todas las ideas políticas, religiosas yfilosóficas». Y añade que « la Masonería nunca ha condenado ni proscrito idea alguna, son las instituciones dogmáticas y fanáticas las que han condenado a la Masonería y perseguido a los masones». De la misma manera que el profesorado recoge el concepto de la pluralidad, los alumnos de la ULARE son de la más distinta condición.
En la actualidad son 2.100 los estudiantes que aprenden en sus aulas repartidos en las nueve carreras que se ofertan:- Derecho, Arquitectura, Psicología, Periodismo, Sociología, Contador Auditor, Ingeniería Comercial, Ingeniería Civil Industrial e Ingeniería de Ejecución enComputación e Informática. Además y para los próximos cursos están en el punto de mira carreras como Ingeniería en Gestión Medioambiental y Administración Pública.
Para apoyar en el estudio de las materias pertinentes, la universidad cuenta con una interesante biblioteca que empezó a funcionar en 1989 y cuyo fondo bibliográfico asciende a 9.000 volúmenes de las más diferentes áreas de conocimiento, además de 40 títulos de revistas especializadas.Pero éste es sólo uno de los servicios que ofrece esta universidad en pleno desarrollo y que se sube al tren del futuro con tecnología punta aplicada a la enseñanza, accesos a Internet, programas avanzados de métodos y hábitos de estudio, servicio de orientación vocacional y psicológica, áreas de deportes y actividades generadas por los propios alumnos. De ellos, un 15% gozará de una beca que le ayudará a poder cursar estudios superiores y que será obtenida mediante un sistema reglamentado y conocido por los usuarios para que su distribución sea justa y equitativa.
Los alumnos cuentan también con pases de descuento en medios de locomoción y la universidad tiene empadronados diez lugares residenciales en distintos puntos de la ciudad, puestos a disposición de los estudiantes de otras provincias con una capacidad superior a las 300 camas.Además, la Universidad La República ha iniciado la construcción de su primer campus universitario, destinado a otorgar más espacios y comodidades y a reemplazar los inmuebles arrendados, de manera que se favorezca la convivencia entre los miembros de la comunidad universitaria.
En su ambición de ser una universidad plural, la institución académica mantiene relaciones con numerosas universidades del mundo, entre las que figuran la Universidad Libre de Bruselas, la Universidad de Mons, ambas en Bélgica; la Universidad de Québec, en Canadá; La Universidad Central de Caracas, en Venezuela; y la Hispanoamericana de Costa Rica, entre otras. Además, está inscrita al programa Intercampus de la Agencia Española de Cooperación Internacional.
En todos los lugares, la ULARE quiere ser portadora de un mensaje ennoblecedor de la vida humana; por ello, el Programa de Extensión de la universidad tiene como objetivo «ser reconocida por la formación profesional que imparte, por su rol innovador en la educación superior; por sus acciones en defensa del medio ambiente y su permanente preocupación por la cultura, las ciencias y las artes; su decisiva participación en favor de una mejor calidad de vida de los humildes y su combate tenaz contra la drogadicción, el alcoholismo y las enfermedades que aquejan al pueblo chileno».
Este objetivo queda plasmado en cuatro grandes áreas de trabajo. En primer lugar, el área masónica, donde se ofrecen a los miembros de la Masonería chilena, cursos sobre temas fundamentalmente filosóficos. En segundo lugar, el área académica, que da opción a profesores y alumnos para dar a conocer sus investigaciones y opiniones sobre temas de las cátedras que se imparten. Además, existe el área social que vincula profundamente la universidad con el medio social en el que se mueve; y, por último, el área «adulto mayor» que proporciona a los miembros de la universidad la oportunidad de incorporarse a programas de la Tercera Edad por convenio con las instituciones que los realizan.
De esta manera, la Universidad la República de Chile mantiene a flote el fondo más rico de la Masonería: la variedad de formas culturales, raciales y de pensamiento, enriqueciendo la vida de quienes la comparten.
Para mas informacion www.ulare.cl/

Comentarios

Jaison dijo…
Universidad La República en Santiago de Chile se parece a ser un lugar agradable. It's also listed in UncleLocal.org

Entradas más populares de este blog

Los primeros pasos para ingresar a la Masoneria

“Los hermanos” de Bolívar

La Religion para el Mason