Aprender a Pensar

Es por sus facultades intelectuales que el hombre se distingue del animal.
El pensamiento lo hace libre: le da el imperio del mundo. Pensar es reinar. Pero el pensador ha sido siempre un ser de excepción.
Antaño el hombre ha tenido tiempo para entregarse al recogimiento y se ha perdido en ensueño; en nuestros días cae en el exceso contrario.
La lucha por la vida lo absorbe. Al punto de que no le queda ningún tiempo para meditar con calma y cultivar el arte de pensar. Ahora bien este arte, también llamado el Arte Real o el Arte por Excelencia, le toca a la masonería hacerlo revivir entre nosotros. La intelectualidad moderna no puede continuar debatiéndose entre 2 enseñanzas q excluyen ambas el pensar…. Entre las iglesias basadas sobre una fe ciega y las escuelas q decretan los dogmas de las nuevas creencias científicas. Por cuanto todo conspira para evitarnos a los contemporáneos la pena de pensar; es indispensable que una institución reanime la antorcha de las tradiciones que se olvidan.
Nos hacen falta pensadores y no es nuestra enseñanza universitaria quien los forma.
El pensador no es el hombre q sabe mucho. No es el que tiene la memoria sobrecargada de recuerdos que estorban. Es un espíritu libre, al cual no es necesario de caracterizar ni adoctrinar. El pensador se hace a si mismo. La Masonería lo sabe y por eso evita inculcar dogmas.
Oswald Wirth 1936

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los primeros pasos para ingresar a la Masoneria

“Los hermanos” de Bolívar

La Religion para el Mason