El Venerable Maestro

El Venerable Maestro es el Presidente de la Logia, al contrario de lo que muchos piensan, en la Masonería estos títulos son administrativos de elección democrática directa y secreta

Le corresponde al Venerable Maestro instalado en la Silla convocar a la Logia, abrir los trabajos, proceder a las iniciaciones y conferir los grados, asegurar el buen desarrollo del orden de las reuniones, si es preciso retirándole la palabra a todo hermano que perjudique el orden

No puede ser interpelado ni recibir reprimendas durante las reuniones por ninguno de los asistentes, ya que sólo se le pueden plantear observaciones. El Venerable dirige la Administración de la Logia y, en esa calidad, controla el trabajo de los demás oficiales, firma los decretos y minutas, recibe y ordena el trámite adecuado de la correspondencia y ordena los gastos autorizados por la Logia. Es, por derecho propio, presidente de toda comisión y jefe de toda delegación de la Logia que representa en las ceremonias y para las relaciones exteriores. Firma las actas y documentos oficiales.

Con la evolución de las mentalidades y el progreso de la conciencia, estos poderes han sido progresivamente limitados en su duración. En la actualidad es inconcebible que alguien pueda ser Venerable en funciones ad vitam. Los poderes del Venerable también están limitados por el Orador, custodio de la Ley, quien puede y debe intervenir si la "Ley" es transgredida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los primeros pasos para ingresar a la Masoneria

La Religion para el Mason

“Los hermanos” de Bolívar